fbpx

 

La Junta Directiva de la Organización Colegial de Enfermería, como entidad gremial que agrupa a los profesionales del cuidado humano, expresa su profunda preocupación por los graves acontecimientos ocurridos desde el día 21 de noviembre hasta la fecha, en los que los integrantes de la fuerza pública han hecho uso desmedido y arbitrario de los mecanismos de control represivo en medio de los actos de protesta social convocados por el Comité Nacional de Paro y los diferentes sectores sociales del país; prueba de ello, lo constituye el desafortunado ataque en contra del joven Dilan Cruz de parte de un integrante del ESMAD, mientras hacía parte de una marcha pacífica en el centro de Bogotá, el cual le costó la vida.

Esta organización rechaza los hechos vandálicos ocurridos durante las jornadas de protesta, dejando en claro que el espíritu de las marchas ha sido el de manifestar pacíficamente la inconformidad con el gobierno; así mismo, rechaza todo acto de represión y fuerza desmedida de la fuerza pública, que como se ha demostrado pone en riesgo la integridad física de los participantes y deslegitima el objeto de la protesta social.

La violencia no puede ser la respuesta a la movilización. En este escenario de construcción de un nuevo país en paz, la Organización Colegial resalta que las nuevas generaciones han sido principalmente las protagonistas en este movimiento que clama por un país con mejores oportunidades, con justicia, paz y equidad mediante el diálogo y la concertación social.

En este sentido, se retoma la Declaración Universal de los Derechos Humanos que expresa que el desconocimiento y menosprecio de los derechos son detonantes de actos de barbarie y ultraje, por lo cual la proclamación y salvaguarda de tales derechos, expresan la aspiración humana de vivir sin temor, sin miseria y con la libertad de expresar los pensamientos y creencias1.

A su vez, el Marco Constitucional2 colombiano consagra el derecho a la protesta social pacífica como un derecho, que da legitimidad y garantía constitucional a las marchas que han venido ocurriendo durante los últimos días en el país, reafirmando que este ejercicio es fundamental en el marco de la democracia.
Las enfermeras y enfermeros colombianos no pueden ser ajenos a los cambios y transformaciones sociales, tampoco pueden estar al margen de los movimientos que claman por los derechos fundamentales y deben poner al servicio de la sociedad su potencial como custodios de la salud y la vida de las personas y del bienestar con justicia social.

De esta manera, la Organización Colegial de Enfermería convoca a los grupos sociales a continuar luchando por las reivindicaciones que permitan tener unas mejores condiciones de vida, al gobierno colombiano a escuchar las voces del pueblo para entablar espacios de diálogo y negociación y a las fuerzas del Estado para que garanticen la vida y la integridad física de las personas que reclaman sus derechos en un marco de legítima democracia.

 

JUNTA DIRECTIVA NACIONAL
NOVIEMBRE 27 DE 2019

 

Referencias
1. Naciones Unidas. La Declaración Universal de Derechos Humanos. Ginebra. 2019. Disponible: https://www.un.org/es/universal-declaration-human-rights/. Acceso 24 de noviembre de 2019.
2. Colombia. Constitución Política de Colombia. Gaceta Constitucional Nro. 116 de 20 de Julio de 1991.