Pronunciamiento de la Organización Colegial De Enfermería OCE sobre la crisis de la universidad pública y la situación de los profesores universitarios en Colombia

Bogotá, 12 de septiembre de 2018.

COMUNICADOLa Organización Colegial de Enfermería – OCE como entidad orientada al desarrollo profesional y gremial de la enfermería en Colombia y comprometida con los temas de la salud y la educación ha declarado en su Estatuto el interés por fomentar la calidad de la formación del recurso humano en enfermería y participar en las instancias decisorias en materia de salud y educación. En tal sentido, expresa su voz de apoyo y solidaridad con los estudiantes, profesores y personal administrativo de todas las universidades públicas del país con motivo de los movimientos de protesta a causa de la crisis financiera y presupuestal que atraviesa el sector.

En los últimos años, la educación superior pública en Colombia y la legislación que la soporta, se han visto enfrentadas a una serie de propuestas de reforma que han puesto en peligro la estabilidad y continuidad de las universidades y el cumplimiento de su misión en la sociedad. Las iniciativas para modificar la Ley 30 de 1992, la puesta en marcha del Sistema Nacional de Educación Terciaria, los recortes para el desarrollo de la investigación, la ciencia y la tecnología, el estímulo económico para el desarrollo de estudios de pregrado en el sector privado y la introducción de esquemas de gestión privada encaminados al autosostenimiento se han convertido en los “caballos de batalla” del Estado colombiano para debilitar progresivamente la institución universitaria en cumplimiento de mandatos y políticas económicas provenientes de entidades externas.

Bajo la premisa de que la desfinanciación de la educación superior es consecuencia del elevado costo de los salarios de los profesores y de los problemas de corrupción al interior de las instituciones, el Estado está asfixiando progresivamente a la universidad pública, de la misma manera que lo hizo en su momento con el extinto Instituto de Seguros Sociales (ISS) mostrándolo como una entidad costosa, inoperante y corrupta.

Se ha estimado que el déficit actual de la educación superior pública en el país se aproxima a los 18 billones de pesos, debido principalmente a que desde la promulgación de la Ley 30 de 1992 se ha venido generando progresivamente una fisura a las finanzas en virtud de que las universidades reciben solamente el 10% de los recursos destinados para la educación, no obstante, el crecimiento de las instituciones, el aumento en la cobertura, la expansión hacia las regiones, el desarrollo de la investigación, la proyección social y la cualificación de los docentes ha aumentado en respuesta a las necesidades del país y de competir frente al sector educativo privado.

Al desolador panorama del déficit financiero se suma el deterioro de las condiciones salariales y laborales de los profesores universitarios, representado en la aplicación del estatuto tributario (Ley 1819 de 2016), el proyecto de reforma al Decreto 1279 de 2012 que regula las condiciones salariales de los docentes, el desmedido aumento de la nómina de profesores de cátedra y el desdibujamiento de la labor docente que pasó de la provocación del análisis crítico y reflexivo, el debate, la generación de ideas, el desarrollo del conocimiento y el acompañamiento en el proceso de aprendizaje, a la transmisión de conceptos descontextualizados y al cumplimiento de horas de clase. Lo más preocupante es que no se vislumbran horizontes prometedores para la educación superior, más aún, frente a los anuncios del nuevo gobierno que viene preparando un paquete de medidas económicas encaminadas a recortar el gasto público y a disminuir la base gravable para el impuesto de renta de los colombianos.

Ante lo expresado hasta el momento, la Organización Colegial de Enfermería, llama a los representantes en el poder legislativo, el ejecutivo y demás instituciones del Estado a reflexionar sobre el alcance de las funciones misionales de la educación superior. La educación y la investigación son pilares de la democracia, en razón de que pueden empujar el desarrollo de un país, promover una economía más próspera y sostenible y garantizar el acceso de los ciudadanos a un Estado de bienestar.

La educación pública es una responsabilidad principalmente del Estado y compartida con los ciudadanos que deben salvaguardar su existencia bajo los principios de la autonomía universitaria para que cumpla la misión social de formar a los ciudadanos con sentido crítico, científico, ético y humanístico para el entendimiento y solución de los problemas sociales, la generación de cambios y transformaciones y mantenimiento de una democracia incluyente.

Finalmente, además de la reflexión de la situación de la educación pública universitaria, la Organización Colegial de Enfermería convoca a los profesores y estudiantes de las universidades públicas, a los profesionales de la salud y a la ciudadanía en general a la movilización social pacífica y exigencia del cumplimiento por parte del Estado colombiano de mantener un sistema educativo público como motor de desarrollo social en un estado de bienestar.

 

JUNTA DIRECTIVA NACIONAL OCE

Especiales Enfermería

  • Corte reiteró criterios sobre deslealtad laboral +

    Corte reiteró criterios sobre deslealtad laboral La Corte Suprema de Justicia tomó la decisión de proteger los derechos de una trabajadora despedida de su cargo sin Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6