fbpx

El estrés, el agotamiento por la carga excesiva de trabajo y una "cultura tóxica" que no permite a las profesionales hablar de su salud mental, principales causas

Las cifras son de la Oficina Nacional de Estadísticas británica y no mienten: 305 enfermeras se han quitado la vida en los últimos siete años en el Reino Unido. A una media de casi 45 profesionales cada año, prácticamente una cada semana, y no parece que los números vayan a bajar. Y si buscamos el año récord, ése fue 2014: se suicidaron 54 enfermeras.

No es de extrañar que haya grupos de ayuda a este colectivo en las redes sociales, que intentan poner freno a un problema de enorme magnitud. Así aparece ‘Apoyo para enfermeras, matronas y personal de primera línea’, una plataforma de Facebook que da apoyo a las profesionales y reúne consejos para quienes tienen que lidiar día a día con el dolor ajeno: “La presión está llegando a ser demasiado para muchas de nosotras”.

El Colegio Real de Enfermería británico achaca el problema a la falta de orientación en el trabajo y el empeoramiento de las condiciones. Su directora, Donna Kinnair, asegura al diario Metro que "el personal de enfermería experimenta altos niveles de estrés, escasez de trabajadores y largas horas de trabajo”.

Continuar leyendo en https://www.elconfidencial.com/mundo/europa/2019-04-29/enfermeras-suicidio-tragedia-reino-unido-estres_1971626/?fbclid=IwAR2Yy_5cTfnVAP63JKrWkAHznkWAqOW_ERUJJy1KuudwviRoUMhgDyB1wBs