fbpx

Jóvenes o no, una reforma laboral que incluya la flexibilidad en la contratación impacta en el futuro de los colombianos, que cada vez ven más lejos la posibilidad de pensionarse. Mientras el desempleo en el país está en el 10,8 %, las oportunidades laborales apuntan a la precarización.

Álvaro Zerda, doctor en Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), señala que “es posible que muchos de los empleados actuales sean reemplazados por trabajadores que con una rápida capacitación entren a devengar por debajo del mínimo, lo que los aleja cada vez más de tener una pensión digna”.

Por su parte el profesor Hernando Torres, decano de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAL, hace un paralelo entre la “relativa estabilidad” que suponía un contrato con prestaciones sociales y lo que se avecina con la Cuarta Revolución Industrial, que, en su concepto, “trae un componente más alto de tecnología que genera la flexibilización laboral”.

Iván Daniel Jaramillo, del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, asegura que el mayor problema de plantear una reforma laboral así es que no se piense en la población a la que le apunta este cambio. “El 80 % de las personas ocupadas gana dos salarios mínimos... esta es una propuesta inconstitucional”, agrega.

Escuche aquí el programa que UN Análisis, de UN Radio (98.5 FM), dedicó a la reforma laboral en el país.

Vea las entrevistas completas aquí: unperiodico.unal.edu.co/